15 ideas para la docencia online

15 ideas para la docencia online

La educación no es preparación para la vida; la educación es la vida en sí misma.

John Dewey

Qué gran verdad la que compartía John Dewey (*) . Cada día que pasa cobra más protagonismo. En estos tiempos de adaptación e incertidumbre los escenarios educativos han cambiado en todos los sentidos. Educación y vida se fusionan por completo, con todo lo que conlleva.

Han sido unas semanas intensas, tanto para docentes y formadores con experiencia en línea como, y especialmente, para quienes permanecían alejados de la competencia digital.

Las próximas líneas surgen con un objetivo claro: compartir algunas recomendaciones prácticas para facilitar la docencia online. Estas sugerencias nacen en torno a 3 de los retos más importantes a superar:

Creada por Azahara G. Peralta con la herramienta Canva.

– No al 24/7. Sí a la conciliación.

La docencia online puede convertirse en una actividad demasiado absorbente. Llega un momento en que te bloqueas, porque sientes que no puedes con todo; porque realmente no puedes con todo.

El análisis personalizado es maravilloso aunque complicado en un entorno virtual: competencia digital diversa, dificultad de acceso digital, necesidades diversas, circunstancias especiales. Hay que aceptar que no siempre se va a llegar a todo y, a la vez, trabajar por mejorar la gestión.

Solo si se dispone de un horario razonable se podrá rendir en condiciones. A continuación, algunas acciones sencillas que te ayudarán a optimizar tus tiempos :

  1. Incluye un apartado de Preguntas Frecuentes (F.A.Q.): intenta que sea atractivo y esté organizado por categorías. Ante todo hay que dejar claro lo siguiente: “Antes de preguntar, investiga. Tras investigar, vuelve a investigar y si entonces no encuentras las respuestas, pregunta”. Esta máxima es aplicable a todas las etapas educativas y perfiles. Tendemos casi siempre a preguntar antes de ni siquiera pensar en la respuesta. Como docentes deberíamos provocar el efecto contrario, despertando la curiosidad y la proactividad.
  2. ¿Utilizas las aplicaciones de mensajería web? Tanto WhatsApp como Telegram disponen de estos servicios que te permiten responder mientras trabajas desde tu equipo y no desde el móvil. Atención, no conviene abrirlas siempre, solo cuando sea necesaria la comunicación por esa vía o esperes mensajes importantes.
  3. Revisa los correos electrónicos en dos momentos del día: a media mañana y lo más tarde posible. No es buena idea estar pendiente del correo continuamente ya que te distraerás y tendrás que interrumpir otras actividades.
  4. No planifiques las fechas de entrega de tareas incluyendo el fin de semana: solo se conseguirá atascar el buzón de dudas ya que la mayoría del alumnado deja para última hora la entrega de las mismas. Intenta (sí, es muy complicado) liberar al máximo los días no lectivos. Durante dos o tres semanas no pasa nada, pero en el tiempo no es sostenible. Sé claro con respecto a ello y coherente. Si decides no responder cuestiones durante el fin de semana, pues no mires el correo porque sabes que al final responderás y además te generará inquietud. Por supuesto, las notificaciones silenciadas.
  5. Copia un mensaje extenso antes de enviarlo: ¿te ha pasado alguna vez darle a enviar un mensaje en un foro de Moodle (por ejemplo) y leer “el mensaje no ha podido enviarse”. Pues es muy frecuente. Por ello, si vas a publicar mensajes (por ejemplo de bienvenida a la asignatura/curso o apertura de unidad, bloque, módulo, etc.) redáctalos en otro espacio y luego llévalo ahí. Otra opción es escribir en el mismo espacio de publicación pero antes de publicar recuerda: botón derecho -> seleccionar texto > copiar. Y si lo anterior no funciona… Ojalá pudiésemos aplicar el CONTROL+Z como proponía el compañero Marcelino Martel.

– Toque humano, efectividad y facilitación de los procesos creativos.

Y aquí es donde más se echa en falta el contacto presencial. Las sesiones de videoconferencia son agotadoras y los grupos de mensajería instantánea no lo son menos. Si el proceso de aprendizaje es individual se corre el riesgo de que la persona se sienta muy sola y si son grupales, los procesos creativos se ven interrumpidos. Algunas opciones prácticas para intentar superar (aunque no nos engañemos, no se puede igualar) lo anterior:

  1. La videconferencia como reina de la comunicación síncrona. Es recomendable aclarar previamente: objetivos, participantes y duración estimada. También es importante recomendar la conexión cable (en lugar de wifi), el uso de auriculares y optar por el modo silencio en los dispositivos móviles para evitar interrupciones.
  2. La utilización de herramientas colaborativas en nube es la mejor opción para el trabajo en equipo. Google Drive en un buen ejemplo. Como docente, te permitirá realizar un seguimiento a tiempo real e interactuar mediante los comentarios.
  3. ¿”OK” como retroalimentación? Tras cada entrega en una plataforma o mensaje en un foro hay un trabajo detrás. Recibir un OK como respuesta a esa entrega carece por completo de toque humano. La mayoría del alumnado va a preferir un comentario personalizado, aunque tardes algo más de tiempo en las revisiones. Es preferible, ya bastante frío puede ser el entorno como para no humanizarlo en lo posible.
  4. Bienvenida asertividad. Hay que considerar que cuando leemos un texto, no sabemos con qué tono se quiere transmitir. Podemos imaginarlo, pero resulta muy fácil confundirlo. De ahí que haya que tener especial cuidado con la redacción. En la mayoría de los casos puede sentirse demasiado distante. Un “Hola, cómo te encuentras. Espero el día vaya bien, etc.” puede ayudar a ese acercamiento. Si nos encontramos ante la retroliamentación de la tarea, al igual que harías presencialmente, comienza por los aspectos positivos pasando después a la crítica constructiva.
  5. ¡Tu labor debe ser facilitadora! ¿Qué haces si recibes una entrega en un formato incompatible con tu equipo? A. Escribes pidiendo una nueva entrega. B. Intentas convertir el formato o encontrar el problema para evitarlo. Bien, pues la opción B al final es la más rápida, tanto para el alumnado como para ti.

– Hacia la experiencia de aprendizaje que conecte con el alumnado.

  1. Apuesta por las herramientas polivalentes: cuando el tiempo apremia lo más interesante es utilizar herramientas con múltiples usos. Intenta dominarlas y así podrá aprovecharás la inversión de tiempo y ser más eficiente. Algunos ejemplos son Genial.ly (presentaciones, infografías, videopresentaciones, plantillas lúdicas, etc.), el entorno Google (gmail, Classroom, Drive, Calendar, Meet, etc.) o Photoscape, un editor de imagen con muchas posibilidades: troceador, mural, incorporación de texto, etc.
  2. Videotutoriales como apoyo cercano: en muchas ocasiones la mejor opción es grabar sobre la pantalla con tu voz (y con tu imagen o no): tanto para dudas que requieran de mayor explicación, para presentación de contenido, etc. Una opción magnífica es Loom. Importante: si quieres darle un aspecto más limpio a la grabación, oculta los marcadores durante la misma. En esta entrada del compañero Dani Porras encontrarás más claves la grabación de videotutoriales.
  3. Sí al Diseño Universal de Aprendizaje: especial atención a la rueda DUA creada por Antonio Márquez. En este artículo de Educación 3.0 encontrarás más recursos que te ayudarán en un diseño inclusivo.
  4. Mejor con actividades interactivas y lúdicas. Existen múltiples opciones, pero entre las más populares se encuentran: Wordwall y Liveworksheets para crear fichas interactivas y Deck.Toys para generar itinerarios de juego. Presta especial atención a las redes sociales. En este post, la compañera Nuria Vallejo comparte algunas claves para el uso didáctico de Instagram.
  5. ¿…? : este punto solo puedes completarlo tú, y no debería ir el último, sino el primero. Este apartado debe crearse en base a las necesidades, gustos y motivaciones de tu alumnado. ¿La lectura que les atrapa? ¿Esa serie que tanto les atrae? ¿Otra herramienta de comunicación que conecte mejor con ellos? El diseño siempre ha de basarse en las personas, en nuestro alumnado, el auténtico protagonista.

Cuánto nos queda por aprender… Ánimo 😉

(*) Imprescindible este artículo de Carlos Magro para conocer mejor su obra.

Imagen destacada de William Iven @firmbee | Unsplash

Etiquetas , , , .

Socióloga con vocación docente. Consultora, coordinadora, diseñadora y tutora eLearning. Especializada en gamificación, aprendizaje basado en juego e innovación educativa.

2 comentarios

  1. LOPEZ, ABEL GERARDO dice:

    En esta carrera por cambiar el proceso de educación de presencial a virtual todos hemos tratado de llevar nuestra experiencia de la misma manera, a través de una pantalla. Sin embargo, la dinámica y las herramientas disponibles son muy diferentes y la experiencia puede ser frustante para todos los actores involucrados, dado que invertimos mucho tiempo en la preparación de las actividades y los receptores de dispersan y no pueden aprovechar todo el potencial y la energía invertida. Estos lineamientos son muy útiles, creo que la base para comenzar con este desafío. Muchas gracias

  2. AzaharaTic dice:

    Muy buenas Abel Gerardo.

    Totalmente de acuerdo, no se trata de “trasladar” ya que como bien señalas, escenarios, agentes y procesos varían por completo.

    Gracias a ti por compartir esa visión tan necesaria en mi opinión. Abrazos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *