El cuento de las metodologías ágiles

El cuento de las metodologías ágiles

Te voy a contar un cuento…

Había una vez una sociedad avanzada en la que todas las organizaciones comenzaban a usar metodologías ágiles para aumentar la productividad e interiorizar procesos innovadores que les permitieran desafiar a la competencia.

Comenzaron a emerger nombres como SCRUM, LEAN STARTUP o KAIZEN y el universo corporativo se inundó de metodologías, filosofías y frameworks que portaban el remedio definitivo contra todos los males.

Las recetas guardaban ingredientes comunes y a veces permitían remezclas y adaptaciones, tantas como gurús existían. Estos crecían y se multiplicaban llegando a invadir parques empresariales y redes sociales. Sin parar, propagaban sus pócimas mágicas y vendían humo a diestro y siniestro.

Fuente: Freepik

Mientras, en una pequeña aldea, bastante retirada de la urbe, vivían:

  • una anciana maestra, que como cada mañana comenzaba sus clases en la escuela con una rápida asamblea. En ella, todos comentaban qué habían hecho el día anterior, qué iban a hacer ese día y con qué dificultades se encontraban al realizar sus tareas. Llevaba toda su vida organizando “Daily meetings” y ni siquiera sabía que estaba hecha una auténtica SCRUM Máster 😉
  • un joven carpintero, famoso por su creatividad y versatilidad, te esculpía unos suecos a medida por la mañana y por la tarde te montaba un armario empotrado. Su éxito residía en saber dar al cliente lo que de verdad necesitaba. Se sentaba a escucharle y conectaba al momento. Siempre dibujaba bocetos e invitaba a palpar los distintos tipos de maderas hasta asegurarse que daba con la tecla. Sin poder ser de otra forma, su metodología de trabajo se acercaba mucho a lo que hoy denominamos Design Thinking.
  • y una inteligente alcaldesa. Implicada al 100% con su labor municipal, no paraba de proponer nuevas medidas de mejora. Siempre partía de iniciativas piloto para medir y poner a prueba su éxito. Evaluaba los resultados, y junto con las propuestas ciudadanas, corregía y simplificaba los matices que provocaban desviaciones. Lo hacía una y otra vez, hasta poder extender la práctica por toda la comarca. Una vez más en esta pequeña aldea descubríamos claras evidencias del empleo de metodologías ágiles y detalles de filosofía Lean.

Un buen día, un agente comercial de la zona descubrió la forma de trabajar de estas personas y decidió invitarlos a la ciudad. Allí la maestra, el carpintero y la alcaldesa realizaron un ciclo de charlas en la Cámara de Comercio. Posteriormente extendieron estas sesiones a grandes empresas de diferentes sectores. Al cabo del tiempo se publicaron los resultados que recogían la opinión de los asistentes. Ante la pregunta: ¿qué habéis aprendido de estas sesiones?… La mayoría coincidieron en lo siguiente:

  • No hay un remedio ni receta única.
  • El enfoque sobre las personas es la clave.
  • La mejor metodología es la que se construye a partir de las circunstancias específicas del contexto y la idiosincrasia de la organización.
  • La vocación, el entusiasmo, la dedicación y la pasión por lo que se hace, son garantía de éxito.
  • La iteración y la experiencia son recursos imprescindibles para anticiparse a los problemas.
  • La cooperación y la suma de experiencias facilitan la búsqueda de soluciones.

¿Y tú?¿Qué has aprendido de esta historia?

Seguro que te habrá traído a la cabeza alguna idea, no dudes en comentarla aquí mismo o en las redes sociales.

¿Te interesa saber más sobre metodologías ágiles?

Si te ha picado el gusanillo este asunto, te recomiendo las siguientes lecturas:

  • UN ARTÍCULO. Descubre en este estupendo artículo algunas de las principales metodologías (hasta 14) que actualmente utilizan las empresas para innovar, ya sea a nivel de desarrollo de producto, definición del modelo de negocio, gestión de los equipos de trabajo o relación con los clientes.
    Metodologías innovadoras para crear la empresa del futuro – Fuente: Futurizable.com
  • UN BLOG. Así es como se presentan los autores de BE AGILE MY FRIEND: “Aprende metodologías ágiles. Todo lo que necesitas para ser ágil, productivo, reducir costes y mejorar tus resultados” Un estupendo lugar de referencia, donde consultar y aprender sobre estas metodologías. ¡Guárdalo en favoritos!
    Blog BEAGILEMYFRIEND.COM
  • ALGO CURIOSO. Ya sabíamos que la cocina estaba de moda, pero lo que no habíamos descubierto aún es que se podía aprender entre fogones. Hace poco descubrí la apasionante Carta de Experiencias que nos ofrecen los amigos de Agile Taste y me quedé prendado de esta iniciativa. La idea consiste en facilitar el aprendizaje de metodologías ágiles mientras se cocina. ¿Qué me dices?¿Te apetece probar SCRUMtxos o SUSHIkanban? 😉
    ¿Qué es AGILE TASTE?

Un buen experimento lleva a muchos fallos, pero a mucho aprendizaje. Jeffrey Phillips

Metodologías ágiles en educación

Para finalizar, no me he podido resistir y te regalo estas tres joyitas. Especialmente si eres docente, estas guías te vendrán de perlas para aplicar las metodologías ágiles en tus clases.

Fuente: Pedagogías ágiles para el emprendimiento

 

 

Imagen de cabecera:  Foto de Libro creado por freepik

 

Etiquetas , , , , , .

Pedagogo experto en #eLearning e implicado en proyectos de #GestiónDelCambio. Diseñando nuevos escenarios de aprendizaje (PLE, Comunidades, Gamification…) Amante de los retos, continuo emprendedor, mente inquieta y eterno enredado ¿Te enredas?

4 comentarios

  1. Jaír Amores dice:

    Buenas! Por aquí Jaír, de EfectiVida. Me ha gustado mucho el artículo. Muy original lo de transmitirlo en plan cuento. Lo cierto es que, igual se nos está yendo un poco la “olla” con tanto método de productividad. Personalmente, no me gusta esta palabra, suena a producto, a producir. Y también hay q vivir. Con su permiso, me gustaría aportar dos cosas:

    1: No se puede ayudar al que no quiere (por muchos métodos q haya, si la persona no está interesada…)
    2: Creo q una de las claves es reducir la cantidad de tareas a realizar (son muchas), y enfocarnos en lo importante. Dicho de otra manera, sentido común…

    Un saludito desde Canarias!

    • Daniel Porras dice:

      Gracias Jair por tu comentario.
      Estoy de acuerdo con tus 2 aportaciones. La primera evidentemente es fundamental y la segunda muy escasa a veces. Estoy contigo… ¡Más sentido común ;)!

  2. Sebastian Espinoza dice:

    Me parece excelente como hablas de las metodologías ágiles. Por lo general en las carreras se ven tan teoricas que no se les da otro enfoque. Sin embargo cuando estudié en la https://uautonoma.cl/ buscamos ser lo mas prácticos posibles para retener de mejor forma toda la información.

    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *