Aprendizaje y emociones del revés II

Aprendizaje y emociones del revés II

Hace unos meses nos adentrábamos -de la mano de Inside&Out– en el universo del aprendizaje y las emociones. Un viaje en el que descubrimos las diversas emociones (centrándonos en las primarias) que se despertaban en el e-aprendiz adulto: miedo, tristeza, ira, asco y alegría; emociones que pueden presentarse en el transcurso de un curso en línea, y que cuyo conocimiento nos interesa especialmente si nos dedicamos al diseño instruccional y/o a la dinamización de este tipo de formación.

Anunciaba entonces una secuela, protagonizada por una Riley madura y profesional, que fíjate por donde, desarrolla su vocación por estos mundos. Si recordáis, al final del film -antes de las fantásticas “tomas falsas”- el cuadro de mando se ampliaba debido a la inminente entrada en la época adolescente. El temido “botón de la pubertad” llegó a activarse, pero se superó. Al igual que se superaron la mayoría de los correspondientes a las “groserías”, la vergüenza, la aversión, etc.

Finalmente, Riley, debido a una serie de curiosas serendipias, encontró su vocación: la docencia relacionada con las nuevas tecnologías. Realmente, nada tenía que ver con los “sueños profesionales” que alegría y el resto del cuadro de mando emocional habían anticipado; normal, las últimas décadas trajeron consigo perfiles que hace unos años ni imaginábamos. Así es que, en base a esta nueva andadura y a todas las experiencias que había acumulado a lo largo de la vida, se fue definiendo la personalidad de nuestra protagonista. Permitidme, que en lugar de “Islas de la personalidad”, las clasifique en “nubes de la personalidad”, por dos razones: la primera y más evidente, gran parte de su vida transcurre en “la nube”. Y la segunda, consideremos la visión de “Modernidad líquida” del influyente sociólogo Zygmun Bauman. Este concepto de “modernidad líquida” trae consigo sentimientos de incertidumbre y dificultad para la creación de una identidad “sólida”. De ahí que tomemos de referencia a la “nube” cuyo estado dista notablemente del sólido.

Al igual que en Inside&Out, las islas/nubes de la personalidad se elevan por encima del “basurero mental”, lo que para nosotros sería la “infoxicación”, esa sobresaturación de información y de recursos que en ocasiones nos ofusca y a la que resulta fácil rendirse (recomiendo por cierto esta entrada del compañero Fernando Valenzuela en Ojúlearning).  Ya en contexto, conozcamos estas nubes interactivas gracias a la herramienta Genial.ly.

Visita este enlace para visualizarla a tamaño completo desde la propia herramienta.

Por cierto…
¿Habéis descubierto el Easter Egg?
Pixar suele dejar en sus películas algunos guiños a películas anteriores, denominados Easter Eggs. Concretamente en este film, encontramos al menos 12 (webgrafía). Aquí se ha introducido a la querida Dory, esa pequeña olvidadiza que nos ayudó a encontrar a Nemo.

De cualquier manera, tengamos siempre presente a la alegría como base del aprendizaje, tal y como nos transmite el Doctor Francisco Mora, todo un referente en aprendizaje, y en emociones.

¿Compartís nubes con la protagonista? ¿Os resulta fácil mantenerlas activas?

 

Bibliografía, filmografía y webgrafía:

Imagen de cabecera: Lights around the globe. Wiseirbailey. Flickr.(CC BY-NC 2.0)

P.D. Cualquier parecido de la protagonista con la que escribe… Será desmentido, o no.

 

 

Etiquetas , , .

Socióloga con vocación docente. Consultora, coordinadora, diseñadora y tutora eLearning. Especializada en gamificación, aprendizaje basado en juego e innovación educativa.

3 comentarios

    • AzaharaTic dice:

      ¡Gracias Pepe! Estoy terminando el de Begoña Ibarrola que cito en la biblografía, pero tengo en mente el de “Neuroeducación”. Gracias de nuevo por la sugerencia, y abrazo 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *