De la Educación a Distancia al e-Learning. Parte I

De la Educación a Distancia al e-Learning. Parte I

Y al final nos preguntaremos:
entonces por qué lo de la “…la supresión de la formación a distancia…”

En un post anterior titulado “La Teleformación y las Administraciones”, mi compañero Marcelino Martel (@emarcenet) realiza una reflexión importante sobre lo que acontece dentro de “…la convocatoria por la que se aprueba la formación de oferta dirigida prioritariamente a trabajadores de ámbito estatal para 2012 y que ha traído muchos cambios de índole conceptual y de gestión.” Donde se refiere en su primera parte a “…una de las novedades más importantes que articula es la supresión de la formación a distancia,…” Concretamente, Marcelino se refiere a la Resolución de 9 de agosto de 2012, del Servicio Público de Empleo Estatal, por la que se aprueba la convocatoria para la concesión de subvenciones para la ejecución de planes de formación, de ámbito estatal, dirigidos prioritariamente a las personas ocupadas, en aplicación de la Orden TAS/718/2008, de 7 de marzo. En donde se afirma que:

La experiencia acumulada en el desarrollo de las sucesivas convocatorias correspondientes a la iniciativa de formación de oferta aconseja, en la actual coyuntura de crisis económica, centrar la gestión en criterios de eficiencia y economía en la asignación y control de los recursos públicos, por lo que no se contempla en la presente convocatoria la financiación de la formación impartida en todo o en parte a distancia y se impulsa la teleformación.

En este post y para no hacerme cansino, en 3 entregas, me aventuraré a contravenir la cita anterior destacando la importancia de la Formación a Distancia como base de lo que hoy conocemos como e-Learning, a lo que curiosamente la Administración sigue denominando Teleformación en minúsculas.

Para mí, es importante partir desde ciertos aspectos básicos sobre la Educación a Distancia y e-Learning. Es por eso que considero conveniente comenzar esta entrega con las conceptualizaciones de ambas modalidades y sus principales características.

Comencemos entonces con Educación a Distancia.

Actualmente los procesos formativos son considerados por la Administración como procesos permanentes, es decir, que se quiere que dure toda la vida (Life Long Learning); donde las tecnologías de la información y comunicación tengan un impacto significativo en sus diferentes modalidades, especialmente en la de educación a distancia, la cual se adecua en buen grado a los procesos de formación permanente en el individuo adulto, elemento fundamental del conjunto laboral de la nación. De tal forma que infiero, que el futuro de la formación a distancia es la utilización máxima de las tecnologías, más la aplicación de nuevos paradigmas en los procesos de enseñanza/aprendizaje, tienen que repercutir en la definición de educación a distancia.

Ahora, trataré de comparar las definiciones que tienen de educación a distancia tres estudiosos del tema, estas definiciones las presentaré de manera cronológica y al final trataré de identificar criterios que pueden definir actualmente la educación a distancia.

Así, tomaré las siguientes definiciones:

Michael Moore y Greg Kearsley señalan que la educación a distancia consiste en un aprendizaje planificado que ocurre normalmente en un lugar diferente al que se desarrolla la enseñanza, y que requiere técnicas especiales de diseño de los cursos, métodos de enseñanza, formas de comunicación electrónica, así como de una organización y administración especial

Lorenzo García Aretio indica que La educación a distancia se basa en un diálogo didáctico mediado entre el profesor (institución) y el estudiante que, ubicado en espacio diferente al de aquel, aprende de forma independiente (cooperativa).

Tony Bates (@drtonybates) la define como un método de estudio donde el participante en el programa gestiona su propio aprendizaje, en el lugar que le plazca y sin contacto cara a cara con su profesor. La tecnología es un elemento crítico de esta modalidad formativa.

En base a estas tres definiciones puedo desentrañar algunos criterios para definir la Formación a Distancia:

  1. La separación entre el docente y el alumno, en espacio y tiempo.
  2. La interacción entre el docente y el alumno se realiza por diferentes medios, desde textos impresos hasta el uso de los elementos que forman parte de las tecnologías de la información y la comunicación.
  3. La comunicación debe ser en ambos sentidos. Si no sería sólo información.
  4. Se promueve el aprendizaje independiente y cooperativo.
  5. El papel principal en este tipo de formación lo asume el alumno, como motor de su propio aprendizaje.

Como sabemos, la mayoría de las estrategias diseñadas para la formación a través de esta modalidad buscan y utilizan como apoyo las tecnologías orientadas a la formación, del tipo CDROM con contenidos sobre programas interactivos, espacios en la Web, programas de radio y televisión, etc.

La definición que prefiero es la de Michael Moore y Greg Kearsley. Según estos autores, se divide en cuatro niveles a saber:

Programas de aprendizaje a distancia. Son las actividades llevadas a cabo en una universidad, colegio universitario, sistemas escolares y empresas con departamentos que se dedican al entrenamiento o formación de un colectivo específico, cuyas responsabilidades principales incluye formación en un salón de clase tradicional, donde algunos profesores eligen enseñar sus cursos a distancia y su práctica es constante.

Unidad de aprendizaje a distancia. Es una unidad separada y especial dentro de un colegio universitario, universidad, sistema escolar o, empresa dedicada o con departamentos que se dedican al entrenamiento o formación de un colectivo específico, que está orientado a realizar actividades de aprendizaje a distancia. Las oficinas de Extensión de la mayoría de las universidades son ilustrativas de este nivel de educación a distancia, así como algunas de las empresas dedicadas a la Formación Profesional.

Institución de aprendizaje a distancia. Todas sus actividades se desarrollan bajo esta modalidad. Una institución como esta tendrá un personal de administración y profesores cuyas responsabilidades son diferentes de aquellos de instituciones tradicionales. Ejemplo: la Universidad Nacional Abierta de Venezuela, la UNED de España, La Universidad Abierta Británica.

Consorcio de aprendizaje a distancia. Normalmente consta de dos o más instituciones de educación a distancia, que comparten el diseño o la entrega de programas. Ejemplo: El Consorcio Red de Educación a Distancia (CREAD), la Asociación Iberoamericana de Educación Superior a Distancia (AIESAD) o el Consejo Internacional para la Educación Abierta y a Distancia (ICDE).

¿Será esto la base del e-Learning que conocemos? O ¿será distinto a lo que la Administración llama “teleformación”?

6 comentarios

  1. Amaranta Morel dice:

    Hola Willman, me parece muy interesante el post que has abierto sobre la formación a distancia versus teleformación.

    Comentarte desde mi experiencia como gestora de formación y más recientemente en e-learning, educación a distancia o teleformación (este último término más utilizado por las Administraciones en España), que la convocatoria estatal de oferta para personas ocupadas, lo que se deduce intenta o intentaba hacer es lo siguiente:

    – Acabar con la formación a distancia convencional. Es decir, aquella formación a distancia en la que se le envía al alumnado por correo postal o vía mail el contenido del curso, y a posteriori dicho alumnado debe enviar exámenes, realizar trabajos, etc. En este tipo de formación prácticamente no interviene tutor o tutora, normalmente se carece de plataforma educativa que lo medie,y, por tanto el alumando se encuentra aislado y con pocos recursos más que el autocontrol y la capacidad de lectura para un correcto aprendizaje.
    Creo que con este entorno es difícil aprender.

    El tema es el siguiente, que aún queriendo dar impulso a lo que vienen a llamar teleformación (de hecho dan pautas en dicha convocatoria de los requisitos que deben presentar tanto la plataforma educativa como el equipo tutor), este año “curiosamente” sólo se podían presentar certificados de profesionalidad y PRESENCIALES.

    Ahí os dejo esto…

    Gracias por artículo, muy interesante.

    😀

    • Willman Acosta Lugo dice:

      Hola Amaranta, gracias por tus comentarios. Estamos de acuerdo en lo que “deduces” de la convocatoria; sin embargo, lo que causa todo este revuelo es la ligereza en los términos, donde no sólo se desconoce a la modalidad educativa, si no que causa confusión para aquellos que no están entendidos en el tema. Es de notar que textualmente la convocatoria dice “…por lo que no se contempla en la presente convocatoria la financiación de la formación impartida en todo o en parte a distancia y se impulsa la teleformación.” (p.57717); si “…no se contempla en la presente convocatoria la financiación de la formación impartida en todo o en parte a distancia…”, cómo puede ser que para “teleformación” si.
      Esto nos puede indicar dos aspectos:

      1. Los técnicos que redactan este tipo de convocatorias no tienen conocimientos de lo que establecen
      2. Deliberadamente obvian lo que es formación a distancia

      Ambos aspectos son graves, porque entonces cualquiera de nosotros podemos redactar una convocatoria sobre, por ejemplo, bases para la presentación de proyectos que fomenten el estudio de las moléculas que afectan la mitosis en Citrus sinensis, que seguramente estoy diciendo algo equivocado. ¿No te parece?

  2. Creo que uno de los probelmas de estas finiciones, es que se conforman como clausuras, cierran el concepto y no lo abren. Me parece que falta integrar las dimensiones móviles de algo que es en si… Móvil. La educación a distancia, el e-learning, tienen un espacio de incertidumbre inmenso por delante, con lo que es muy fácil que definiciones como las mensionadas se queden cortas muy rápido. Además definen lugares fijos para los actores, lo que dificulta pensar en neuvos modos de interacción.

  3. Manuel dice:

    La formación a distancia es sumamente imprescindible en estos tiempos teniendo en cuenta la gran necesidad de capacitación y el poco tiempo del cual disponemos para llevarla a cabo.

  4. Mariela Álvarez dice:

    Hola yo estudio en la UTEL que es en línea y la verdad es una excelente opción. Así como en una universidad presencial tienes que hacer tus trabajos e investigar, pero en línea te vuelves mucho más responsable porque te acostumbras a organizar mejor tus tiempos y no haces todo a la última hora como suele pasar en una presencial, te haces autodidacta, más responsable y analítico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *