eLearning: ¿Ruptura a la vista?

eLearning: ¿Ruptura a la vista?

“Bioquímica del amor eLearning” (*), así se llamaba la entrada que publiqué hace meses. En ella pudimos descubrir la “elearnización” de las hormonas del amor; destacando los aspectos más atractivos y satisfactorios de esta profesión como puedes ver en la siguiente infografía:


flechazo-elearning

Con San Valentín ya concluido, hay que reconocer la posibilidad de que surja una crisis de pareja, está siempre ahí.  Lo importante es identificarla, reflexionar, “hablar” e intentar superarlo. Supongo que la mayoría de nosotros habrá escuchado alguna vez esto de “tenemos que hablar”. Y es que las crisis y/o rupturas más frecuentes suelen desencadenarse después de escuchar alguna de estas frases:

Se nos rompió el amor de tanto usarlo: podéis imaginar por dónde voy… esta profesión se aleja muy mucho del concepto de “X” horas al día en la oficina, de lunes a viernes y libro festivos porque me toca, y mi mes de vacaciones, etc. Tiene la gran ventaja de permitir, en la mayoría de las ocasiones, manejar el tiempo de una forma más flexible, pero no entiende de fines de semana ni de horarios. Llega un momento, en que si no se gestiona favorablemente, puede llegar a generar una relación amor-odio de no retorno.

Me he enamorado de otro/a: puede ocurrir perfectamente, claro que sí. El amor no atiende a razones, y después de años dedicado a una actividad se despierta otra vocación que te arrebata los sentidos y te hace dejarlo todo por amor. Lo mejor que puedes hacer es aceptarlo y luchar por la nueva relación. La vida además da muchas vueltas, igual lo retomáis donde lo dejasteis.

Ya no siento lo mismo al…: y llegó el desencanto. Éste suele devenir de la monotonía de las tareas. Si bien no es algo habitual en el eLearning, por la naturaleza de las tareas, es cierto que trabajar en los mismos proyectos año tras año, sin poder aportar nada nuevo, o trabajar bajo una filosofía estática de empresa pueden desilusionar a cualquiera. ¿Y si apuestas por hacer las cosas de otra manera? Seguro que encuentras nuevos incentivos.

¡No te soporto!: “Ese momento…” del domingo, en el que podrías descansar, que falta te hace, pero estás subiendo archivos como un robot en la plataforma, uno tras otro -si no se cae, que esa es otra- unas horas antes de abrir el curso, y piensas, ¿qué necesidad tengo yo de esto? Pues sí, es una faena, aquí habrá que preguntarse si se podía haber previsto mejor el trabajo, y si realmente la responsabilidad no nos corresponde, pues respirar profundo hasta terminar con lo pendiente, que mañana será otro día.

Parece que no miramos hacia la misma dirección: ¿Y esto qué puede significar? En una relación de pareja, cabría esperar una doble posibilidad. La primera que fuera una excusa falsa para no revelar la real. Y la segunda, que efectivamente hubiera una crisis de objetivos, también aplicable a la profesión. A veces puede ocurrir que estamos caminando en dirección contraria a las metas que nos marcamos. ¿Lo mejor? Pararse, y decidir si se modifica la meta o si se utiliza la brújula.

Llevamos una mala racha: Tristemente  es muy común. La alegría llama a la alegría, y lo contrario, pues ya sabemos… En ocasiones, una serie de circunstancias poco favorecedoras marca el destino de una pareja. Y la enseñanza on-line no ha escapado a la crisis -a la económica, nada romántica por cierto- y aunque este sector en teoría parece haberse beneficiado de la misma, la realidad es que las condiciones empeoraron como en todos los sectores, aunque la actividad aumentara.


Algunas de las anteriores situaciones no tienen vuelta atrás, pero la mayoría puede que sí. Podría resultar interesante, -intentando mantener el equilibrio entre locus de control interno-externo- analizar qué errores se han cometido, si corresponden a uno mismo, y sobre todo, aprender de lo ocurrido y encontrar soluciones.

Aunque no es un artículo específico para el aprendizaje virtual, comparto esta publicación sobre la crisis profesional docente de José Gimeno Sacristán (Cuadernos de Pedagogía, nº 374) cuya lectura me parece muy recomendable.

Y si de verdad piensas que la auténtica razón por la que quieres seguir dedicándote a tu profesión es  la vocación, no te dejas engatusar por el “Farolero” del Milagroso Max de la princesa prometida y reconoce que lo tuyo es amor verdadero 😉

Y aquí la traducción de parte de la conversación, para quien guste recordarla:

¡Amor verdadero!
Max: Ha dicho amor verdadero. No podríais pedir una causa mas noble. Sí hijo, el amor verdadero es lo mas grande del mundo. A excepción de los bocadillos de cordero, lechuga y tomate, cuando el tomate esta maduro y el cordero esta en su punto ¡Es tan sabroso!… ¡Me encanta! Max: Pero no ha dicho eso. Ha dicho claramente fa-ro-le-ro. y como sabemos farolero significa tramposo… estarías jugando a cartas alguien hizo trampas y… Valerie: Mentiroso… mentiroso… mentiroooooooso. Max:Calla bruja. Valerie: No soy una bruja soy tu mujer, pero después de lo que has dicho no estoy segura de querer seguir siéndolo más. Amor verdadero… ha dicho ¡amor verdadero!

 

(*) Publicado en el extinto portal eProform que puedes consultar a modo de repositorio

Imagen destacada: Broken Hearts Edit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *