Alexa, Google Home y microlearning

Alexa, Google Home y microlearning

Llevo unos meses con Alexa. Lo adquirí para dar las órdenes a mis dispositivos de domótica mediante voz y no por la aplicación. Una forma elegante y smart de controlar luces, electrodomésticos y todo lo que pudiera conectar a un enchufe compatible con estos asistentes virtuales.

Podría haber adquirido Google, pero el dispositivo de Amazon tenía más nombre. Decir: “Alexa, levanta la persiana del salón” me generaba más sensación de humanidad que decir “Ok Google…”.

Por otro lado, tengo dos niñas (una de 4 y otra de 7) que su único objetivo es poner a Alexa en un compromiso. Mi dispositivo “inteligente” se pega todo el día cantando “Te quiero, humano”, contando chistes absurdos, tirándose pedos de mil maneras, y contando historias que no vienen al caso o yéndose a dormir o a callar cuando la comunicación deriva en:

— “Perdona, no he entendido lo que quieres decir”

Asistentes Virtuales y las Skills

Estos asistentes, aunque llevan con nosotros sólo desde 2018 , se están convirtiendo para muchos hogares en una herramienta imprescindible. Tanto que, con la misma naturalidad que los padres la utilizaban para preguntar lo que no sabían, sus hijos la utilizan para resolver sus problemas diarios:

Pero más allá de buscar en ellos una respuesta leída de Wikipedia o una ayuda para resolver operaciones aritméticas, lo verdaderamente interesante son las Skills.

Dibujo de dispositivo inteligente hablando mediante pop ups de aplicaciones.

Son una serie de aplicaciones de terceros (Skills) que mejoran sus capacidades, funcionalidades y dotan de sentido a un aparatillo aparentemente absurdo y básico.

Las hay de todo tipo, no voy a entrar en ellas, no es el motivo de este post, pero si es interesante ver cómo en estas “tiendas de aplicaciones” se están haciendo un hueco las Skills educativas.

Para cada persona, para cada necesidad aparece una Skill que la cubre.

recuerda al boom de las apps en los móviles inteligentes.

Skills Educativas

No dejan de ser bots o chatbots, pero con una interfaz mucho más natural y ajustada a nuestra forma de comunicarnos: el lenguaje hablado.

Volviendo a mis niñas, concretamente a la de 7 años, ya va teniendo la necesidad de reforzar la información que trabaja en el cole. Trabajan el cuerpo humano, el reino animal, la resolución básica de problemas aritméticos, del espacio y los planetas, etc.

Comenzó preguntándole a Alexa por las articulaciones, después por los huesos, y al poco tiempo la IA de Alexa le recomendó una Skill en su pantalla. Y justo nos recomendó una de la editorial Santillana para reforzar los conocimientos de Primaria (Pequeños genios). Después vino una de la editorial SM para el cálculo mental y otra para jugar a las preguntas con otros niños en una hora concreta.

Todo esto me hizo reflexionar, y sobre todo, ver el potencial que tiene este canal como medio de aprendizaje.

Tendencia educativa

Estamos ante un recurso al que sólo estamos viéndole un 5% de todo el potencial que puede aportar y que, aportará en un futuro no muy lejano.

Las Editoriales, los grandes Marketplaces de educación, los sistemas de aprendizaje como Blackboard, se han dado cuenta y están desarrollando skills que le permitirán comunicarse con sus alumnos de una manera más natural y humana. Incluso los de Amazon han creado una API específica de Educación.

Claramente estamos ante una tendencia educativa que irá en aumento y que evolucionará sin duda hacia escenarios mucho más complejos, donde la inteligencia artificial también modelará la interacción.

Microlearning en estado puro

Todo esto es puro microlearning, microaprendizaje en su estado más genuino:

  • Con sólo preguntar, obtenemos una información sin tener que tocar un teclado, si tener que interactuar con una interface.
  • Con sólo abrir una aplicación podemos probar y reforzar nuestro conocimiento a través de ejercicios, test o acertijos que la skill nos propone como si de un profe particular tuviésemos en casa.
  • Si creamos rutinas, podremos indicarles que todos los días a una hora determinada nos muestre un contenido nuevo sobre un tema concreto o que se reproduzca un podcast concreto que nuestro profe de ciencias ha creado.
  • También podremos interactuar socialmente con otros usuarios de Alexa a través de retos y juegos gamificados.
  • Muy importante, mi hija de 7 años autogestiona (en parte) su aprendizaje
  • Y cuando su uso esté más extendido, podremos traer a nuestras aulas a expertos, a personas que quieran contar su experiencia a través de una simple llamada.

Conclusión

Sin duda, de nuevo la tecnología contribuye a que la educación trascienda más allá de las aulas y se produzca en cualquier lugar y momento.

La visión de un Centro Educativo y del profesorado, debe ir más allá de pensar que todo el aprendizaje se desarrolla dentro del aula o de nuestra plataforma online. Las Editoriales ya se han dado cuenta.

Referencias

Te dejo unas referencias por si quieres profundizar:

2 comentarios

  1. MIGUEL ANGEL LUCAS ROMERO dice:

    Ya en su día os hice un comentario sobre un post anterior de Alexa, y era que ¿cuando alguien hará una skill para conectar con plataformas como moodle, que te recuerde fechas, falta de conexión, mensajes o foros, e incluso reporducir contenido en el propio Alexa u otros dispositivos. En resumen que sea nuestro asistente en formación online.
    Algún día lo veremos…o no. Habrá que esperar.

    Un saludo
    Miguel Lucas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *