El efecto Pigmalión en eLearning

El efecto Pigmalión en eLearning

“Para el profesor Higgins yo seré siempre una florista porque él me trata siempre como a una florista; pero yo sé que para usted puedo ser una señora, porque usted siempre me ha tratado y me seguirá tratando como a una señora.” Palabras de Eliza Doolittle, personaje de la obra “Pigmalión”de G.B Shaw

Hace unos días pudimos leer un muy ilustrativo artículo de la compañera Nuria Vallejo: “El método del bolígrafo verde aplicado a eLearning y formación de adultos” , y reflexionando sobre el feedback, recordé el efecto Pigmalión y nació el deseo de reflexionar y traerlo al ámbito del eLearning o aprendizaje on-line. Comencemos por descubrirlo: ¿Qué es el Efecto Pigmalión?

Efecto Pigmalión
Simplificando, viene a mostrarnos que nuestro comportamiento y posibilidades de éxito mejorarán si sentimos que se confía en nuestras habilidades. Y viceversa.

Regresemos a la cita que abría esta entrada y que se corresponde con My fair lady,  ganadora del Oscar en 1964. Filmaffinity comparte esta sinopsis:

“En una lluviosa noche de 1912, el excéntrico y snob lingüista Henry Higgins conoce a Eliza Doolittle, una harapienta y ordinaria vendedora de violetas. El vulgar lenguaje de la florista despierta tanto su interés que hace una arriesgada apuesta con su amigo el coronel Pickering: se compromete a enseñarle a hablar correctamente el inglés y a hacerla pasar por una dama de la alta sociedad en un plazo de seis meses”.

El proceso mediante el que Eliza aprende no fue ni mucho menos sencillo, ¿Acaso no nos hemos encontrado todos en algún momento fuera de lugar y con la autoestima por los suelos? Seguro que sí, y dependiendo del contexto y de la suerte de la compañía habrá pasado a suponer un trauma o por el contrario una “prueba superada”. ¿Qué destino vivió Eliza?

Desenlace de 'My fair Lady'

Para quien no haya disfrutado de esta gran obra cinematográfica, compartiré una experiencia personal bastante descriptiva, aventurando que me sentí como nuestra querida protagonista:

An overwhelmed Audrey Hepburn holding open book in a scene from the film 'My Fair Lady', 1964. (Photo by Warner Brothers/Getty Images)
An overwhelmed Audrey Hepburn holding open book in a scene from the film ‘My Fair Lady’, 1964. (Photo by Warner Brothers/Getty Images). Imagen alojada en Flickr

Y llegó el día de… “La Selectividad”. Una mezcla de nervios, cansancio e incertidumbre. Minutos antes de entrar, uno de los profesores que acompañaban al reducido grupo de “elegidos” (aquello fue una escabechina sin precedentes) nos dijo  algo así: “No os preocupéis por nada, no vais preparados como tenéis que ir, así que cruzad dedos…” Puede que su intención fuera romper el hielo con sentido del humor y no fuésemos capaces de captarlo, aunque desgraciadamente no lo recuerdo así. Finalmente todos superamos la selectividad menos una compañera, lo cual me parece milagroso de por sí, ya que nos enfrentamos abatidos al reto.

Por supuesto, hemos de centrarnos en la cara amable del efecto Pigmalión, por tanto, ¿Cómo aprovechar el efecto Pigmalión para mejorar la aventura de aprendizaje de los aprendices adultos en línea?

eLearning y efecto Pigmalión

Rosenthal y Jacobson estudiaron este efecto y gracias a este vídeo podemos conocer los resultados de su investigación (la calidad de imagen  es mejorable, pero el audio sí responde bien):

A continuación, se proponen acciones para beneficiarnos de los 4 factores más influyentes:

Clima

 La creación de un clima agradable y de superación ayuda a los aprendices a dar lo mejor de sí mismos.

Para Knowles (1984) -el padre del aprendizaje en adultos- el “clima” que se genera en clase determina en gran medida el devenir de la experiencia. En su opinión, algunas de las características que debe reunir serían:

  • Aprendizaje autodirigido, tal y como veremos más adelante, la persona docente debe -por el bien del aprendiz- fomentar su aprendizaje autónomo.
  • Se busca el desafío intelectual.
  • Se fomenta la participación activa del alumnado, que siempre cuenta con el feedback del facilitador para sentirse acompañado en el camino.
  • Se promueve la creatividad y la libre actividad intelectual.
  • Priman las relaciones horizontales, alejadas de las clases magistrales y las relaciones jerárquicas.

Input
Cuando se comparte más contenido y conocimiento con el alumnado sobre el que se tienen más expectativas. Lo cual resulta injusto a todos los niveles. La solución es sencilla, desarrollar nuestro rol mentor en pro de la personalización del aprendizaje; habrá quien necesite de material extra de mayor dificultad, y habrá quien para comprender los conceptos básicos de una materia o para aprender a utilizar una herramienta necesita media hora de videoconferencia con nosotros.

Oportunidades de respuesta
Se ha demostrado, que cuando nuestras expectativas sobre alguien son elevadas, la paciencia crece considerablemente, y nos sentimos cómodos reformulando preguntas y trabajando más a fondo la materia aun identificando dificultades en el alumnado. Sentido común y profesionalidad nuevamente; es cierto que algunos alumnos/as generan en nosotros impotencia, pero si partimos de la base de que todos pueden progresar -a su ritmo-, porque es así, se conseguirá. Cuidamos especialmente a los que parten de menor base, ya que especialmente en la modalidad eLearning corren el riesgo de sentirse solos y abandonar. Ahí habrá de ponerse en juego nuestra habilidad socrática para descubrir como ayudar para que evolucionen.

Feedback
El cuadro docente tiende a reforzar positivamente a los estudiantes de los que espera más. Directamente derivo una vez más al artículo de la compañera Nuria Vallejo, que ofrece unas propuestas muy acertadas.

Estaréis conmigo, en que la base de todo consistirá en no prejuzgar y dar lo mejor de uno mismo (como docentes o mentores) y trabajar por facilitar al máximo el aprendizaje de todos, porque todos merecemos las mismas oportunidades para ofrecer nuestra mejor versión y seguir creciendo. Y me despido lanzando una pregunta directa a un proceso autocrítica: ¿Trabajamos cada día por ser un profesor Pigmalión?

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *