Pon una impresora 3D en el Aula

Seguimos con los post de cacharreos y sus usos en formación.

Hace unos días salió la noticia de que una gran superficie de venta de productos tecnológicos lanzaba a la venta una impresora 3D de una conocida marca de tablets española con una resolución y calidad aceptables, mi reacción fue inmediata: ¡Me la compro! y al ver el precio. unos 2500 euros mis expectativas de tenerla se disolvieron inmediatamente y lo único que me quedó fue reflexionar, ¿Para qué puede servir una impresora 3D en un aula de formación?

Básicamente una impresora 3D es un cacharro relativamente grande que sirve para imprimir piezas o elementos sólidos y tridimensionales con tipos de plásticos como material básico más común. La impresora tiene unos inyectores térmicos que calientan ese plástico y lo va depositando por capas según un patrón diseñado en CAD con software específico.

imagen de blog.engeneral.net
imagen de blog.engeneral.net

Usos

La impresión en 3D no es nueva, ya en la industria se venía utilizando para fabricar determinados productos, las más comunes eran por compactación de polvos aglutinados con algún pegamento. O para entendernos mejor, de un bloque de plástico una máquina iba tallando hasta que tomaba la forma deseada. Ahora es diferente, se construye, se utiliza solo el material necesario y es  ahora cuando el gran público las hemos conocido y cada uno le da un uso u otro dependiendo de sus necesidades: Podemos encontrar impresoras que imprimen tejidos a través de células madre,  materiales con fibra de carbono, o comida como figuras de chocolates. Clasificadas por el uso comercial que se les da, como la venta de ecografías en 3D imprimiendo el resultado antes de que nazca el bebé o más preocupantes, para fabricar tu propia pistola totalmente funcional. Y más sociales, como el padre que creó una prótesis de la mano para su hijo o las prótesis de bajo coste en Senegal para los amputados de guerra. Incluso ya se las puede fabricar uno mismo por menos de 500 euros y sin muchas complicaciones muy en la tendencia de montar tu propia micro factoria.

zapato diseñado con impresora 3D
Diseño Sebastián Errazuriz

Supongamos que se nos rompe una carcasa del teléfono, o la pieza de nuestra moto, o de algún electrodoméstico y tenemos nuestra impresora en casa…. Buscamos los archivos CAD en Internet o los diseñamos nosotros mismos  y a imprimir!!! En el terreno artístico las posibilidades son también casi infinitas, mirad que curioso este artista chileno que utiliza la impresión 3D.

En definitiva la impresión 3D está de moda, pero también es obvio que tiene mucho potencial y los precios irán bajando. Un artículo en el economista.es marca el 2014 como el año clave para el desarrollo de las impresoras 3D. Por lo que puede resultar un cacharro muy interesante para tener en nuestras aulas según sea la materia de formación que impartimos.

Para la formación

Desde Ojú hemos reflexionado y como siempre os dejamos uno o dos usos a modo de ejemplos y esperamos que seáis vosotros y vosotras  quienes le busquéis utilidad (si procede) y nos la contéis.

  • Ahí va el primer ejemplo. Por un lado el reto de construir una impresora en 3D. En un área tecnológica es muy interesante abordar un proyecto así ya que combinas electrónica, software e ingeniería. Puede ser un proyecto curricular muy interesante a lo largo de un curso. Ya hay universidades como la de Valencia que han lanzado cursos al estilo “construye tu propia impresora 3D”
  • Otro ejemplo pensando en cursos dirigidos a trabajadores, puede resultar muy viable en cursos de Tuberos, fontanería, conformados, electricidad  donde imprimir una pieza es más económico que tratar de adquirirla en el mercado. O cursos específicos de diseño por software para este tipo de tecnologías.

Y a ti, ¿te puede servir tener una impresora 3D en tu aula? ¿nos lo cuentas?

Por último, os dejamos un video de Tenconautas que explica en 5 minutos el uso de las impresoras 3D:

7 comentarios

  1. Daniel Rguez. Romero dice:

    Tengo dos comentarios, uno pesimista y otro optimista… así soy yo lo doy todo por buscar la confrontación 😀

    Por un lado, pienso que el aula es un sitio que sigue siendo muy deprimente para el desarrollo del alumno, la entrada de la pizarra digital, los ordenadores y demás artilugíos no hacen más que seguir el esquema de siempre pero con más “lujos”, la configuración del aula sigue siendo igual con profesores para nada reciclados y alejados de una realidad que les come. ¿Es esto eficaz? ¿Llega a ser un elemento que realmente impulsa y mejora la calidad de la enseñanza?… A veces pienso que no es más que un lujo más que imponer a esos padres que ven como sus hijos necesitan más cosas que ellos mismos para sus quehaceres diarios.

    Por otro lado pienso que la inserción de las nuevas tecnologías en el aula es todo un acierto y elementos como una impresora 3D puede hacer buenos avances en la inteligencia espacial del alumnado. Una clase de historia no será igual cuando el profesor imprima una réplica de la cárcel de la Bastilla, una clase de sociales no será igual en cuando imprima un mapa geográfico de españa donde se vea perfectamente la orográfico de las montañas y cadenas montañosas, una clase de literatura no será igual cuando se imprima una escena de algún libro que se esté trabajando … La tecnología al servicio de la educación.
    2 comentarios totalmente contrapuestos y bipolares, gracias por tolerar mi locura, me voy a tomar un té.

    PD: Me encanta el post y las impresoras 3D

  2. Marcelino Martel dice:

    Está claro que el uso por el uso es una costumbre que nos está llegando a todos en esta vorágine consumista que nos invade… queremos tener móviles de última generación, ordenadores superpotentes, cualquier gadget que sale y es curioso…. Al final el uso de la tecnología sin una planificación no sirve de nada y lo único que motiva es un mal uso y percepción de la misma.

    Tener una impresora 3D por tenerla, por que está de moda (al igual que ha ocurrido con las tablets en las aulas utilizadas como libro de texto) pues mejor que no. Usarla sin un fin pedagógico, pues tampoco.

    En conclusión, es una herramienta que está ahí, cada vez más asequible y con muchas potencialidades de usos didácticos… Veremos en qué queda todo esto.

    Un saludo y gracias por tu comentario!!

  3. Buen dia Marcelino y Daniel: los felicitamos por su tan importante aporte y opinion sobre la educacion de los niños en espècial, laboro en una empresa del Peru (www.hanseduca.com) y fabricamos material didactico y deseamos tener unas impresoras 3D para mejorar nuestra labor y apoyar a los niños a tener una mejor y mas moderna herramienta en su educacion, serian 2 cosas: 1o que podemos fabricar y ofrecer material educativo a su “medida” segun su region y 2o tambien que los colegios adquieran estas impresoras 3d para que los niños las usen.
    Mi pedido es por favor si nos pueden enviar mucha informacion o links donde podamos investigar aca en Sud america sobre este uso en educacion de las impresoras 3D.aca aun estamos atrazados.
    Mil mil gracias por su respuesta, un amigo sede Peru Estanislao

  4. Marcelino Martel dice:

    Hola Estanislao!!

    Te invitaría a echar un vistazo a a http://diwo.bq.com/ es una escuela que ha creado la empresa española BQ donde se ofrece soporte de material didáctico para diversas tecnologías, entre ellas el 3D

    Saludos y gracias por el comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *